Timberman




Timberman


Juegos como Flappy Bird abrieron la veda, aunque ya hace años que el género de los “juegos casual” es uno de los más prolí­ficos, pero la llegada de juegos simples que hacen de la frustración con uno mismo su sistema de adicción ha supuesto una pequeña revolución. Tras los miles de clones del famoso pájarito llega Timberman a cubrir ese hueco. Timberman es un juego diseñado para triunfar y lo está haciendo en los Google Play de medio mundo, donde ya se encuentra en casi todos los TOP de descargas.

Timberman 4

Timberman auna en un juego muchas cosas que están de moda, la primera de ellas es el estilo hipster. En Timberman somos un leñador con camisa a cuadros y barba que se dedica a cortar troncos. Otra moda que recoge Timberman es su diseño, pudiendo haber escogido funcionar en 3D con animaciones o incluso en 2D, su diseño sigue la estética pí­xel que tanto triunfa en los últimos años. El juego tiene un apartado visual que recuerda a los videojuegos de los años 80 y 90, aunque hoy en dí­a exitazos como Minecraft, FEZ, Terraria o Papers, Please lo han vuelto a poner de moda en mayor o menor medida. La tercera moda que Timberman aprovecha es precisamente la que hemos comentado al principio y que lo ha convertido en un juego viral: aprovechar la frustración del jugador para engancharlo al juego.

Timberman 5

Las partidas en Timberman son muy rápidas, rara vez se juega más de dos minutos y cualquier pequeño fallo significa Game Over, no hay margen de error. Las partidas son muy simples, el leñador que controlamos corta los árboles por tramos, a cada tramo el arbol baja y con él las ramas que lo componen, nosotros sólo tendremos que asegurarnos de cortar sin que nos toque ninguna rama. Podremos cortar desde la derecha o desde la izquierda y siempre habrá un hueco para que las ramas que bajan junto al tronco no nos den en la cabeza. Por otro lado, cuanto más rápido cortemos mejor ya que el tiempo corre en nuestra contra, si cortamos rápido, el tiempo que tenemos crecerá, si cortamos demasiado lento se nos acabará el tiempo.

Timberman 3

Así­ que con las flechas para cortar a derechas o a izquierdas tendremos que ir haciendo bajar el arbol infinito sin que ninguna rama nos dé, y hacerlo lo más rápido posible. Parece simple pero la realidad es que nuestros pulgares no son tan efectivos como nuestra mente y llegar a 30 cortes en la primera partida es ya todo un logro. Tal vez al principio ganemos más puntos que en Flappy Bird pero lo cierto es que es complicadí­simo llegar a puntuaciones realmente altas. Timberman está diseñado para que los errores se paguen caros y con sólo unas partidas sabremos lo que es la frustración.

Timberman 2

Sin lugar a dudas, Timberman es un gran heredero de los juegos casual y frustrantes, una partida tras otra nuestra puntuación va mejorando y nuestros pulgares se van coordinando mejor con nuestro cerebro, pero no esperemos demasiado. En algún momento vamos a fallar, estaremos a punto de estampar nuestro Android contra el suelo… y volveremos a empezar la partida.



Anterior »
Siguiente »